Tratar a las personas como nos gustaría que nos trataran

En mi vida personal, como en mi desempeño profesional  como cirujano plástico, que en este mes cumplo 28 años de egresado de la especialidad. En la vida me trato de regir por 3 máximas en mi vida, la cuales me fueron inculcadas desde mi infancia en el seno del hogar por mis padres y familia. La primera es el título de este artículo «Tratar a las personas como a mi me gustaría que me trataran» esto es básico para debida convivencia, primero con la familia con nuestros amigos y en mi caso con mis pacientes, para darles una atención personal, cordial y adecuada; hacerlos sentir como si fueran un familiar cercano.

La segunda es «Se puede prometer mucho, pero lo que cuentan son los hechos». Porque tengo la creencia que uno al hablar puede decir que puede hacer mucho, que va dar buenos resultados, inclusive que uno quiere a una persona y que la va a amar y respetar toda la vida. Con esto me llega el recuerdo de una de mis poesías favoritas, En Paz, del maestro Amado Nervo que dice: «Cuando plante rosas coseche siempre rosas». Y si la palabra es la semilla que siembra y con el paso del tiempo, con trabajo adecuado, dedicación y esmero vamos a disfrutar hechos tangibles, agradables y satisfactorios.

La tercera «No le temo a la competencia, le temo a mi incompetencia». La adecuada preparación que he tenido desde estudiante en la escuela de medicina a realizar mis estudios de posgrado, al estar a la vanguardia de los adelantos científicos en mi especialidad, de la cirugía plástica, estética y reconstructiva. Me da la confianza que voy a tener buenos resultados al tratar mis pacientes. Eso es lo que me debe de preocupar y no que lo que hagan o dejen de hacer mis colegas.  La meta es siempre buscar la excelencia, hacerlo en todos los ámbitos en los que se encuentre uno, para así tener una vida familiar, profesional y social plena.

En este casi inicio de año quise compartir estas vivencias con ustedes, que ojalá les sean de gran utilidad. Agradezco que hayan leído estas líneas y les quiero desear que tengan un año lleno de amor, salud y éxitos, para que sean muy felices y que todos intentemos de realizar la primera máxima:

 

«TRATAR A LA PERSONAS COMO NOS GUSTARÍA QUE NOS TRATARAN»